Cómo limpiar el Sofá con una Vaporeta

El vapor seco producido por una vaporeta te permite desodorizar y limpiar tu sofá sin usar químicos. Las altas temperaturas del vapor también aflojan y disuelven la suciedad de la superficie, haciendo que los colores de la tela luzcan más vivos. Las máquinas para limpiar a vapor se complementan con una variedad de cabezas. Utiliza el cabezal de limpieza recomendada por el fabricante de electrodomésticos para tapicería.

 

  1. Abre el tapón de la caldera de tu vaporeta. Rellena con agua y coloca nuevamente el tapón firmemente en su posición. Acopla la manguera que incluye el lanza vapor. Si el extensor posee algún tipo de seguro, utilízalo de modo que no se active de forma accidental. Enchufa el limpiador  y enciéndelo. Espera que la vaporeta se caliente y esté a punto.
  2. Aspira el sofá a fondo para remover todo el polvo suelto y residuos acumulados. Utiliza la pieza especial para tapicería, y cubre cada rincón de la superficie. Si los asientos se pueden retirar hazlo, y aspira todas las superficies. Adhiera la boquilla especial para grietas y limpie todas las hendiduras a los lados y por detrás. Aspire la superficie por debajo de los cojines.
  3. Doble un paño de microfibra para formar una almohadilla de limpieza gruesa, y colóquelo a la herramienta recomendada para tapicería por el fabricante de la vaporeta. Desactive el seguro del gatillo de la vaporeta. Suelte el vapor en una cuenca hasta que cualquier exceso de agua que posea la manguera caiga y esta sólo produzca vapor seco. Adhiera la herramienta de limpieza al lanza vapor.
  4. Escoja la presión de vapor recomendada por el fabricante para la limpieza de tapicería. Suelte el vapor y de forma gentil limpie un área pequeña y discreta del sofá con el paño de microfibra que se encuentra adjunto a la herramienta de limpieza. Reactive el seguro. Espera 15 minutos e inspecciona el área que limpiaste. Si no ha sufrido ningún efecto adverso y usted está satisfecho con los resultados, limpie el resto del sofá de la misma forma.
  5. Cambie el paño de microfibra atado a la cabeza de limpieza de forma frecuente durante el proceso de limpieza. El calor y la presión del vapor aflojan la suciedad, la cual es recolectada por el paño, así que es importante cambiarlo antes de que alcance la máxima absorción de suciedad.
  6. Deje el sofá airearse hasta que esté completamente seco. Permita que la vaporeta se refresque antes de vaciar el exceso de agua de la caldera y remover la manguera. Lave los paños de microfibra en agua tibia y detergente. Enjuáguelos profundamente, pero no utilice suavizante para telas puesto que esto afecta las habilidades para absorber suciedad.
  7. Aspire nuevamente el sofá, una vez que esté completamente seco. Esto removerá las partículas de polvo y suciedad que se han aflojado por el vapor pero que no fueron absorbidas por el paño.

Cosas que Necesitará

Consejo

  • Limpie su sofá con vapor durante un día que pueda dejar la ventana de la habitación abierta. Esto prevendrá que se acumule el vapor y permitirá que el sofá se airee más profundamente una vez que haya completado el proceso de limpieza.

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!